rodrigo flores

La infancia estudiosa y artística de Rodrigo Flores Roux

Rodrigo Flores Roux nació en la Ciudad de México y vivió allí hasta los 20 años. Proveniente de una familia de tres hijos, siempre se sintió impulsado a aprender de sus padres, de los actores de la comunidad científica. A Rodrigo Flores Roux siempre le ha gustado desarrollar sus conocimientos y es curioso por naturaleza. Sin embargo, es por un golpe de suerte que debe su conocimiento actual. Cuando tenía ocho años, su televisor se estropeó. Sólo recibió una nueva 10 años después! Aunque la situación en ™ait era particularmente frustrante en ese momento, ahora confiesa que esto es lo mejor que le ha pasado. Así que, para pasar el tiempo, abrió libros y se apasionó por la historia de ™art Desde muy joven supo que quería ser perfumista. Rodrigo Flores Roux colecciona frascos de perfume desde los 13 años. A la edad de 18 años, se enteró de ™ISIPCA, una famosa escuela de perfumería situada en Versalles. Así, tan pronto como quiso integrar esta última, estudió biología en la Universidad Nacional de México. Fue aceptado en ™ISIPCA y llegó a Francia en 1989. Luego comenzó su carrera en IFF antes de unirse a Quest, ahora Givaudan, a finales de la década de 1990. Hasta el día de hoy, sigue siendo parte de esta compañía.

El amor de Rodrigo Flores Roux por los cítricos

Hoy en día, Rodrigo Flores Roux es apodado «el rey de los cítricos». Bergamota, mandarina, naranja, limón, pomelo… Todos estos elementos están constantemente presentes en sus sabores. Sin embargo, también le gusta trabajar con ™encens, jazmín y labdanum. Por otro lado, no es un fanático de las notas demasiado dulces y nunca usa comino en sus composiciones. Rodrigo Flores Roux es actualmente el único perfumista latinoamericano que ha estudiado perfumería fina en las reglas del arte y sin ser autodidacta. De hecho, el 70% de las narices son francesas y Rodrigo Flores Roux dice que está particularmente orgulloso de su carrera.

Aunque Rodrigo Flores Roux ha considerado a veces otras carreras como la arquitectura o la historia, la perfumería siempre ha sido una opción obvia para él. Ha trabajado para marcas como Clinique o Aedes de Venustas. Sin embargo, es en Tom Ford donde parece haber destacado en el desarrollo, además, de los perfumes Sahara Noir o Private Blend.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *