como se elabora un perfume con expresion

La técnica de expresión

Expresión en frío, o presión en frío, es un proceso reservado a las frutas y, más concretamente, a los cítricos. En efecto, los aceites esenciales de estas plantas están contenidos en pequeñas glándulas situadas a la altura de su corteza. La idea es entonces someter a esta última a una alta presión utilizando una prensa para obtener un zumo llamado absoluto. Este proceso es sin duda el más simple de todos los conocimientos relacionados con la perfumería.

De hecho, no modifica en modo alguno el producto básico. Como resultado, el olor de este último es aún más respetado. Del mismo modo, es una técnica ampliamente utilizada en aromaterapia. Además, gracias a este sistema, se conservan las cualidades terapéuticas de cada ingrediente. No obstante, el principal inconveniente de la expresión sigue siendo la posibilidad de conservar los productos obtenidos. En este caso, dado que estos últimos son prensados en frío, su vida útil bruta (sin que su esencia se integre en un perfume terminado) no supera los seis meses. Por último, a modo de ejemplo, se necesitan unos 1.500 limones, 1.500 bergamas y 1.000 citratos para obtener unos 1 kg de sus respectivas especies. Del mismo modo, se necesitan unas 1.000 naranjas para extraer unos 500 gramos. Los dos métodos de expresión Expresión fría es una técnica que nació en Sicilia. Después de todo, ¿qué podría ser más lógico si se tiene en cuenta que se trata de uno de los principales productores de cítricos?

En el pasado, la expresión se hacía manualmente mediante un proceso llamado «esponja». Los cítricos se cortaban por la mitad, se vaciaban de su pulpa y su corteza estaba abundantemente húmeda. Después de haberla dejado reposar durante unas diez horas, bastaba con presionarla para sacar la esencia sobre un conjunto de esponjas fijadas a un jarrón. Después de la sedimentación, era necesario recuperar la esencia de la fruta en un florero escurriendo dichas esponjas. Sin embargo, este método ha dado paso a la industrialización.

A partir de ahora, hay dos formas de expresarlo. Es posible utilizar una fruta entera y prensarla. A continuación, el zumo se separa del aceite esencial de la fruta por medio de una centrifugadora. El otro método es quitar la cáscara de la fruta y triturarla. En efecto, es el que contiene los aceites esenciales necesarios para el desarrollo de un perfume. Como habrán comprendido, la expresión es una técnica relativamente sencilla que no implica costes faraónicos y que hoy en día se conoce desde hace siglos. Sin embargo, como sólo se aplica a los cítricos, los perfumistas tenían que ser muy ingeniosos para poder utilizar el olor de otras plantas……

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *